Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

3/13/14

El cuarto de la actriz

Tomada de Cubadebate


Los cuartos de las actrices, para Aniceto Valdivia, el Conde Kostia, que frecuentó muchísimos, eran "casi siempre, un cuarto sin luz, que no penetra a través de ventanas de vidrios grasientos, con sillas de paja por únicos muebles, una tablita de pino blanco sobre la cual se ve un montón indescriptible de potes de bermellón, vaselina, vasitos, canecas de ginebra, y trapos que semejan sayas." Allí, "mezclados  los perfumes más diversos, voltea una bruma de polvos de arroz, de humo y microbios".
Mientras a Casal le interesaron la arquitectura y los telones, (el frontispicio rojo fileteado de oro iluminado por esa lámpara de luz eléctrica que hace «resplandecer los diamantes») y el olor nauseabundo que llega de la cazuela,  Aniceto es uno de los pocos que  evoca el interior del teatro. Por eso incluí "Los bastidores" en mi selección de Escritos de teatro..
El camerino de Candita Quintana, donde hablé con ella en 1970, y a donde la seguían tres gatos y la esperaban otros muchos, era un sitio atestado de objetos, bastante oscuro, con un solo bombillo. Alrededor del espejo y pegadas con chinches, fotografías de sus grandes momentos. Era muy diferente a éste, del Teatro Martí restaurado. Dentro de cincuenta años ya tendrá olores, pátina y  será habitado por fantasmas.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.