Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

6/25/14

Las de enfrente de Rolando Ferrer (1964)

Raquel Revuelta y Herminia Sánchez
La fotografía pertenece a Las de enfrente, de Rolando Ferrer, que compartió un programa en Teatro Estudio con La repetición, de Antón Arrufat, dirigidas por Rebeca Morales en 1964. Si la pieza de Arrufat ha conocido reediciones y alguna representación posterior, la de Ferrer es bastante desconocida y eso que abría un camino diferente para sus piezas en un acto. Aunque se concentra como Lila, la mariposa y La hija de Nacho, en mujeres fuertes a partir de un entramado épico (trasposición  de los elementos técnicos del "distanciamiento" brechtiano, un narrador y proyecciones cinematográficas),  su utilización indicaba una mirada irónica y un rompimiento. Un  narrador dice  “Faltan dos escenas de la clandestinidad, y tengo que sufrirlas y hacérselas sufrir a ustedes, ah, y esa horrorosa escena del descaro, de la desfachatez, de la corrupción…”. Mientras,  proponía un fresco de la historia cubana desde el gobierno de Menocal a 1959. Dos Marías blancas y dos Juanas negras viven frente a frente, la más rica y la más pobre, pero no se atreven a cruzar la calle. Cruzar es algo más que una acción física. Es aceptar, convivir, entender la diferencia por el origen social y por el color de la piel. El mundo blanco es el matrimonio, los  vestidos, los figurines,  aprender  inglés y bailar el fox, mientras el de la Juana negra es ser maestra y ver a Luz Gil.
 Cuando la leí  no recordaba demasiado la puesta ni las actrices que la interpretaron (Raquel Revuelta, Herminia Sánchez, Silvia Planas, Dania Guerra)  pero al releer una crítica de la época, constato que cuando se representó, el elemento racial no era importante ya que el "dolor las identifica y la Revolución las sitúa en una clase única". Ferrer acierta al denunciar la distancia racial entre sus mujeres, un tema que   será tabú.
Mucho antes, en 1959, Severo Sarduy, muy ligado a la gente de teatro, en Lunes, al escribir sobre La taza de café en un medio  "bochornosamente frívolo y comercial", destaca que el planteamiento de Ferrer en casi todas sus obras era poner en boca de los personajes negros, el deseo de superación de la raza como totalidad y descubrir las limitaciones que lo impiden. La obra recorrió el país, fue aplaudida, era una integración completa de público y escena (Sarduy) mientras Las de enfrente espera por volver a escena.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.