Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

2/14/16

Bravo por Mialhe


En la búsqueda de imágenes de los actores de los años cuarenta del siglo XIX,  encuentro una curiosa polémica entre los redactores de dos periódicos a partir de la sexta entrega de Viaje alrededor de la isla de Cuba, de Federico Mialhe. El 26 de mayo de 1849, el redactor del Diario de la Marina, comenta sus bonitas láminas pero dice que no son "exactas" ya que a su juicio "alrededor" no se justifica para  referirse a estampas del  interior de Cuba y es más apropiado utilizar en ...  y que no debió llamarse "zapateado" a lo que en la isla es zapateo, ya que  zapateado es el baile provincial de Cádiz y zapateo, el  de la isla. Al parecer hay una nota de El Faro Industrial atacando al redactor del Diario rival, que lo llama  "el bravo" y el "colega erizo", que supone a Mialhe parte del diálogo. El Diario de la Marina vuelve sobre el tema. "No conocemos al Sr. Mialhe, pero sabemos que es extranjero y esta circunstancia le excusa de la falta de conocimientos de nuestros campos", explica en una segunda nota en que vuelve sobre los  reparos sobre el  título y la concepción de viaje y se adentra en sus objeciones a las láminas. Los guajiros no usan copa chata y de ala ancha, ni usan botines; el que está recostado, con blusa, no parece un guajiro sino francés, las guajiras no se prenden las sayas de esa manera, ni los hombres llevan el pañuelo en la cabeza ni se agarran los pies con cintas,  el zapateo no se baila como el rigodón ni hay perros galgo y perdiguero en los campos de Cuba. "La civilización no destruye las costumbres nacionales". El día 3 de junio el pintor escribe al  Faro Industrial una carta.  Se declara una víctima inocente, puesto que  juega un papel ridículo en la nota del Faro. 

"Soy del país de la crítica, he aprendido a respetarla, y estoy muy lejos de experimentar la susceptibilidad que usted me supone; si [la crítica] es justa me servirá de lección provechosa, si es pérfida e injusta la desprecio, pues cuento con el buen sentido del público y de mis amigos que me harán justicia; pero yo nunca intervendré en cuestiones de esa naturaleza". Dice que no se ha resentido por la crítica del Diario de la Marina...pues "aunque la crítica mortifique el amor propio de un artista, el que ama el arte por el arte no puede menos que someter pasivamente sus obras al juicio público". No ha formado parte del citado diálogo, el del Faro y espera  por la indulgencia del público.

Como se supone, casi no he encontrado imágenes de los actores –salvo  Mariquita Cañete en El Colibrí y un grabadito de Macalister– pero de vez en cuando, me divierto con los efectos secundarios de  la búsqueda aunque pueda ser del conocimiento de  los muchos estudiosos de la obra de  Mialhe.  El mismo criterio de verosimilitud se aplica por desgracia también al teatro.

Las notas en  el Diario de la Marina del 26, 31 de mayo y del 3 de junio de 1846.
La imagen esttá en Beinecke Rare Book and Manuscripts Library de la Universidad de Yale.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.