Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

3/20/09

Una sola noche

Fotografía de Mario García Joya

Es el primer día de la primavera y anoche se leyó Una rosa... en el teatro de la calle 8 que Sandra y Ernesto García mantienen contra viento y marea en Miami. No pudimos asistir pero desde aquí enviamos a los actores nuestras vibraciones y buenos deseos, sobre todo, a Yvonne López Arenal, a cuyo interés inicial, se sumaron Eddy Díaz, Pitella, Miriam Bermúdez, Carlos y Oswaldo. Otros ponen las luces, imprimen el programa, atienden una llamada. El director estudia y la enriquece con sus aportes y su visión.
Anoche conocí de primera mano eso que me habían contado, esa especie de incertidumbre, que no es la misma que cuando sale algo impreso, pues casi siempre, entre la aparición de un libro y la reacción del lector, media un espacio de tiempo largo si no se es un best seller o un autor conocido. En el teatro –aunque sea leído– la respuesta es inmediata, cercana, y por eso efímera. Entonces aparte de agradecer a todos los que asistieron, ¿qué sería del teatro si al menos no hay un sólo espectador?, pensé en muchas cosas, en su magia –por un rato nos olvidamos de recibos y cuentas, de si llega o no el dinero a fin de mes, las remesas, las aseguradoras, las primas, el campeonato de pelota – y Catalina vivió su vida encima de las tablas. Anoche un dramaturgo me mandó su mierda mierda, el equivalente del break a leg de los actores norteamericanos y supe que el teatro en el primer mundo se hace como en todos, con desinterés y entrega los actores cargan sus baúles, abren sus puertas, regalan tiempo y energía, y se van a sus casas después, a veces de manera anónima. Ese es el secreto y lo que lo hace indestructible. Son verdades conocidas, pero experimentarlas en carne propia es bueno para no olvidarse. Los que hicieron Capricho en rojo (Carmen Montejo y Gaspar de Santelices y hasta Rine Leal estuvo en la conga me dicen) lo hicieron una sola noche. Una sola noche. A veces esa sola noche es suficiente, y en ocasiones, aunque se repita por miles de temporadas, nadie la recuerda más. Hoy es el primer día de la primavera. Un día especial para Catalina.

Arturo Arias Polo en El Nuevo Herald

"Más representación que lectura" por Olga Connor

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.