Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

6/16/15

Adela Escartín en dos tomos


Fotografía de Mila Ocaña
  Un día grande para el teatro español y el teatro cubano, dijo Juan Antonio Vizcaíno, al presentar un libro biográfico de su autoría, Adela Escartín: mito y rito de una actriz, recién editado por Fundamentos. Aquí sus palabras en la feria del libro de Madrid. Por más de veinte años, el estudioso y profesor de la RESAD, ha trabajado en el rescate de la vida y creación de la actriz, que ha calificado de una  "victoria contra el olvido".  
“Actuar es como escribir en la arena o en el agua”, declaró Adela Escartín en una entrevista para la prensa cubana. En esas palabras se refleja el sinsabor de las actrices y actores de teatro ante la condición efímera de su arte, siempre expuesto al olvido. Quizá por esa razón, resulten tan importantes los libros de Memorias para los grandes protagonistas del teatro: sus intérpretes.
Hoy sería un gran día para Adela Escartín, porque la memoria de su larga y fructífera vida no se ha perdido, sino que ha quedado prendida en las páginas de esta hermosa pareja de libros. Dos libros escritos al hilo de sus recuerdos y declaraciones; a la luz del testimonio escrito de sus críticos; y junto a las investigaciones que he realizado, como autor, para mejor enmarcar y contextualizar su rica trayectoria artística.
Hoy es un día grande para el teatro español y el teatro cubano, porque ambos recuperan para sus respectivas Historias, a una de sus hijas pródigas más brillantes: Adela Escartín, una actriz pionera que protagonizó una aventura artística excepcional, a ambos lados del Atlántico.
Aunque debutó brillantemente en el teatro español en 1943, con la compañía del Teatro Lara, (mientras aún era alumna del Conservatorio de Música y Declamación de Madrid); en 1947 decidió trasladarse a Nueva York, para continuar sus estudios en las prestigiosas escuelas de Erwin Piscator y Stella Adler. Entre 1950 y 1970 vivió y trabajó en La Habana, como primerísima actriz de teatro, TV y Cine. En Cuba supo mantenerse como primera figura de la escena, a lo largo de tres regímenes políticos diferentes: la República, la Dictadura y la Revolución. Tras su regreso a Madrid –acaecido por motivos familiares- su carrera continuó, pero en una categoría profesional completamente distinta.
Formar parte de la historia teatral de dos países, entraña también la posibilidad de un doble olvido; o al menos así debía pensarlo Adela. El miedo a ser olvidada tanto por unos como por otros, debió encenderse en ella tras su definitiva jubilación en Madrid en 1987. Tal vez por eso me propusiera, en diciembre de 1993, escribir sus Memorias; tarea que, hay que decir, acepté encantado. Durante los dos años siguientes la visité regularmente en su casa de Madrid todos los viernes, para trabajar juntos en el libro de su obra y de su vida.
Para Adela aquella experiencia fue una especie de sicoanálisis, a la par que una guerra contra el olvido. Ella hablaba tendida desde una de sus confortables hamacas, y yo tomaba nota en mi libretita de todo lo que iba diciendo, pues no me permitió nunca usar ninguna grabadora. Aquellas largas sesiones de cuatro a seis horas la dejaban exhausta; al viernes siguiente me comentaba que tenían que pasar dos o tres días tras cada uno de nuestros encuentros, para quitarse toda la impregnación que le había producido recordar aquellos tiempos.
En los últimos meses de su vida, me insistió en la importancia de que su libro se publicase tras su muerte, acontecida en agosto de 2010. Apelando a que había depositado toda su memoria en mis manos, me advertía (por no decir: “me amenazaba”) que si no llegaba a escribirlo, se me aparecería después de muerta, para venir a tirarme de los pies en la cama, y no dejarme dormir hasta que su libro se publicase.
Hoy, que es un día importante para la memoria de Adela Escartín, para la del teatro español y el cubano, además de para la Escuela de Arte Dramático de Madrid, (que recupera a través de ella y del libro de Pepe Estruch, parte de su historia), tengo que añadir que también es un día importante para mí, no sólo por haber visto materializado en estos dos volúmenes el resultado de estos años de trabajo, sino porque esta noche tendré la certeza de que ya puedo dormir tranquilo.
Aquí los enlaces a la editorial Fundamentos.

 Crítica del periódico ABC

Tomo I
Tomo II


No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.