Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

2/24/13

Héctor Quintero todavía en Cruz del Padre

Puesta de Alberto Sarraín con Akuara 2013
Se representa Contigo, pan y cebolla en Miami y Héctor Quintero disfrutará donde quiera que esté. Estrenada hace  casi cincuenta años, en Teatro Estudio, dirigida por Sergio Corrieri, tenía un reparto  reparto estelar encabezado por Berta Martínez. Ahora  Alberto Sarraín la retoma  en Akuara con Yvonne López Arenal (Lala), Micheline Calvert (Fefa ), Carlos Alberto Pérez (Anselmo) junto a  Mabel Roche, Liset Jiménez y Andy Barbosa. Qué sorpresa. Aunque todos los montajes y todos los directores le aportan un punto de vista diferente, la remozan y  acercan o  alejan de sus espectadores, sería noticia  si una obra suya  no tuviese público. Abarrotar las salas y  gustarle al público fue su mayor orgullo. Y Miami no será excepción.
Programa de 1974. Tomado del Archivo Digital de Teatro Cubano
Hace tres años, apenas doce meses antes de su muerte, me comuniqué con Héctor por e-mail porque quería poner en mi cajita un programa de El premio flaco, para hacerlo coincidir con el evento de “Los sesenta” que organizó el Archivo Digital. Héctor no estaba invitado ni se consideraba jocoso en “la lista de amigos y preferidos”. Viajó varias veces a Miami a ver a su hermana, concedió entrevistas y estrenó cuatro obras en el teatro Gala, de Washington D. C. Estuvo de acuerdo en que «colgara» el programa, pero me  arrepentí, ya que me pareció,  sin más, demasiado poco para  su lugar en el teatro cubano.
A lo largo del 2010, intercambiamos algunos  emilios,  me aclaró datos que necesitaba,  algunos para mi libro, me dijo cosas lindas acerca de mi hija  y me mandó besos tropicales. Como de ahora en adelante no voy a dejar nada en el tintero que crea debe ser compartido, aquí está  lo que me dijo.
Hablamos de El premio flaco, la película de Cremata.
No hubo un guión y el director se limitó a filmar la obra tal cual y luego hizo cortes para llevarla a tiempos convencionales de cine. En los cortes se llevó casi todo el humor y  por eso  carece de esa mezcla habitual en mi teatro donde rompo el melodrama  con el humor. Aquí el melo queda a pulso y  ya no es lo mismo. Por otra parte, hay actuaciones muy sobreactuadas, incluso en actrices que nunca se han distinguido por eso. A mi juicio no es cine sino teatro filmado y así el teatro no sale bien parado. A mí personalmente no me gusta, pero con el público funcionó mejor de lo que yo esperaba. Creo que con Chamaco [de Abel González Melo] le ha ido mejor. La obra tiene una estructura más moderna y cinematográfica además del atractivo de la temática  actual. La mía me resulta vieja y a mí la vejez no me gusta.
Hablamos del ITI, Instituto Internacional del Teatro por sus siglas en francés, del que fue  presidente después de Ignacio Gutiérrez y por muchos años,  de su comité de teatro musical. Le pregunté por amigos  comunes y colegas que dejé de ver.

Continúo en la  presidencia del Centro Cubano del ITI que es un cadáver, en nada parecido a  los  tiempos en que estabas. Lo último que hice fue participar en el Congreso de Madrid en el 2008.
De su último libro.
Me alegra que tengas mi última publicación, la antología en dos tomos  que salió hace dos o tres  años y  donde incluí otros textos además de piezas teatrales.[Teatro escogido y otros textos. Dos tomos. Repertorio Teatral Cubano, Letras Cubanas, 2006. Prólogo de Jorge Rivas Rodríguez. Los textos no teatrales son “Viaje a la zarzuela” de la que fue un apasionado, una crítica teatral sobre “La media luna gitana”(puesta del Rita Montaner)  y una entrevista a Heiner Muller. Sí. Hablan de una estatua de Lenin descabezada, los problemas de Muller como director de la academia, de las dos Alemanias y la reunificación y de  experimentos para bloquear los sueños. (Aunque  parezca mentira, Héctor, en la UNEAC, con su  candor y su humor negro le celebró a Muller su cumpleaños con cake y todo porque yo asistí.) También  la letra de “El año que viene” para la telenovela del mismo nombre y su despedida a  Raquel Revuelta ].
Ya yo no escribo. Esto del encargo de Gala [su pieza Bola, sobre Bola de Nieve] fue una  excepción que me obligó, pero mi vida ha cambiado mucho. La muerte de mi  madre [Marta Viera]  es algo irreparable en mi vida. Ella me ayudaba en todo y la vida me era  más fácil. Ahora la domesticidad me mata, la inspiración no me acompaña y las condiciones cubanas son cada vez peores por lo que no me estimulo a enfrentar  los retos de un estreno teatral. Las barreras que deben ser vencidas en el  trayecto son tantas  y ya no tengo salud para eso. Entonces vivo de  los recuerdos y mantengo mi economía con trabajos de menor voluntad y  esfuerzo. No quiero despedirme sin hacerte una observación. Me llama mucho la atención el nombre de tu e-mail pues se trata del nombre de la recientemente fallecida Rosa Felipe, la hermana de Carlos, quien fuera, como  sabes, una actriz muy connotada.
Hablamos de Gala, el teatro de Washington D.C , que dirige Hugo Medrano y  ha montado a tantos autores latinoamericanos.
 Yo tampoco conozco el teatro nuevo. Estuve allá en dos ocasiones, pero en la otra sala. Este será mi cuarto estreno allí.
Sobre el programa de marras, de 1986, con una nota de Ignacio Gutiérrez "Sobre un premio flaco que se convirtió en premio gordo" por el XX aniversario del estreno.
 No recuerdo  para  nada las notas de Ignacio ni tengo idea de a qué  puesta  se  refiere. Las que sí recuerdo son las que realizó Galich para su primera  publicación en el lejano 1968, ediciones Manjuarí de la UNEAC. Ha llovido. [La de Ignacio pueden leerla en el programa digitalizado al fin, la edición con la nota de Manuel Galich – que me facilitó Carlos Espinosa Domínguez – se refiere al personaje de Octavio como el más complejo y doliente de la obra, juicio que en el Festival de ese año también compartía Darío Fo. Héctor tenía 24 años y ganó dos premios, uno de ellos continental].
 Le pregunté si  vivía todavía en Cruz del Padre, en un apartamento muy pequeño del Cerro donde Marta nos recibía y nos brindaba  café.

Continúo en Cruz del Padre y de aquí no pienso mudarme nunca. ¿Ya para qué?
Al fin, el programa de El premio flaco  Primera parte
                                                           Segunda parte

 

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.