Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

1/10/12

Vicente Revuelta

Con la imagen de Vicente Revuelta joven cuando interpreta monsieur Triboulet en La columna y la vid, de Roberto Bourbakis, y obtiene su  primer premio Talía en 1949, recuerdo al actor y director que se inició en ADAD –donde debuta– y trabaja con el Patronato del Teatro, GEL y el Teatro Universitario. La crítica que antes había señalado su astracanesco Lomof en la Petición de mano, de Chejov, de Andrés Castro, destaca su "fuerte temperamento artístico y fina sensibilidad" que lo llevan a Yerma, con Adela Escartín, la sección teatral de Nuestro Tiempo y en 1958 a fundar con Raquel y muchos otros Teatro Estudio.  Sus montajes de El baño, de Mayacovsky y Fuenteovejuna, de Lope de Vega.  Su acercamiento a Brecht.  Sus propias interpretaciones de Galileo o  El cuento del zoológico, de Albee.  Permanentemente inconforme, quema las naves en los setenta y hace Peer Gynt guiado por Artaud, Brecht, Grotowski y José Martí de donde toma la idea de que "la tierra es una basta morada de enmascarados". Qué recorrido el de Vicente actor, profesor y director a pesar de  sus periodos de depresión y silencio, de los que resurgía más creativo e inventor.  Con esta imagen juvenil, recuerdo al hombre de teatro ajeno a la vanidad, que confesó haber querido unirse al Living Theatre cuando él mismo era un  triunfador en Teatro de Naciones con La noche de los asesinos. El que propició un Galileo increpado por jóvenes  entusiastas, el que montó El trac en su apartamento o hizo La zapatera... en la cochera de la casa de Línea.  Un Vicente múltiple y experimentador al que debemos muchísmo, un fundador de tradiciones en palabras de Eugenio Barba.
11 de enero
Otra entrada sobre Vicente cuando sus ochenta años. 

Si buscan por Vicente Revuelta en el buscador del blog,  aparece en el montaje de Nuestro pueblo, 1947 con la Academia de Arte Dramático, como actor en El bautizo, la película de Fandiño,  y  la voz en Diálogos del malecón. La fotografía  es bastante poco conocida y la utilicé en un artículo de la revista CELCIT no. 23, "Vicente Revuelta: un descubridor" a propósito de dos libros testimonio que recogen su vida y su quehacer escritos por  Hernández Lorenzo y Valiño y  Esther Suárez Durán.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.