Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

6/11/15

Una isla en sus nuevos-viejos puertos

No voy a referirme a los artículos, sino a la información de subtexto del dossier teatral realizado por Maité Hernández Lorenzo bajo la idea de "la isla y sus puertos". El cartel  de Antigonón, de Rogerio Orizondo, dirigida por Carlos Díaz con el Teatro el Público, representada en varios festivales europeos, es la portada del número de La Gaceta. Un logotipo: federadas de pico y mandarria custodian a un Martí recién nacido y en pañales. Son el "contingente épico". Abel González Melo es entrevistado como Orizondo como los más exitosos de esta nueva promoción, el primero, el más conocido de los que no son novisímos y el otro, el más relevante entre éstos. El dossier parece dar cuenta de cuatro ejes en los que se mueve el teatro de la isla, uno, sus novísimos, que aunque no con ese nombre, aprovechan el «ruido publicitario» de la antología del 2008 en el extenso y fundamentado texto de Yohayna Hernández "Salir del closet (de lo dramático): aproximaciones a la escena impertinente", que se complementa con el «interrogatorio»  a Orizondo; dos, la explosión de nuevos directores inventariada por Omar Valiño, quien asegura que en el 2000 junto a la nueva generación de autores, nació la de los nuevos directores, con menor visibilidad, desde luego, salvo para los muy familarizados con la escena y sus festivales. Tres, la zona estudiada con más detalle en otra parte, ocupada por Amado del Pino, Abel González Melo, Ulises Rodríguez Febles, por citar los más relevantes junto a Nara Mansur –mención obligada para Orizondo– pues para él, según dice, Charlotte Corday y sus otras piezas, fueron el encuentro con una palabra "nueva, novísima, perrísima".  Y por último, la entrada en términos de igualdad, como parte de  los puertos, del teatro de la "Gran Cuba" (escrito, producido y publicado en muchas ciudades estadounidenses) cuyos cincuenticinco años estudia Lillian Manzor, mientras Carolina Caballero inserta en ese diálogo la obra de  José Ignacio Cortiñas. Este teatro aboga por su "pertenencia fronteriza  a la cultura cubana, y a la misma vez al teatro estadounidense y trasnacional", cita de Manzor.
Como lectora distanciada, es muy interesante observar que salvo Manzor, apenas se menciona el  teatro cubano anterior al 2000 (Pogolotti, Piñera, Estorino y Flora Lauten son escasas anclas) como si los puertos no tuviesen embarcaderos ni amarres, lo que hace pensar mucho en la complejidad de re-insertar la historiografía teatral o el estudio crítico del pasado.  
Una visión plural, no hegemónica, parece presidir para bien esta Cuba todavía edulcorada. En la producción de Antigonón, confluyen los logos de la Embajada de Polonia, el Consejo de las Artes Escénicas y Fundarte (institución que en la Florida ha favorecido los intercambios), cita de Hernández Lorenzo, como han proliferado según el mismo dossier, los laboratorios y los patrocinios  sobre los que se pronuncia Melo "como alternativa a la gestión oficial dominante" aunque dice "No estigmatizo la financiación que ofrecen las embajadas, pero sí denuncio su uso irresponsable y superficial".  Una clave en términos de conflicto del presente-futuro del teatro de la isla cuando una explosión generacional así no podría  ser amparada por el estado protector ni los creadores lo quieren. Para remediarlo, reaparece, la más antigua de las formas, el mecenazgo.  Obligados a crear dentro de las nuevas reglas del juego ni escritas ni legisladas, el teatro se abre a los nuevos/ viejos puertos.
¿Transitará  la isla del inmovilismo de los grupos creados de por vida  a los longevos por afinidad y vivirá un teatro independiente, realmente alternativo? ¿O dadas las condiciones materiales, determinantes en todos los casos, es el único posible?  En todo caso, este dossier es un esfuerzo por  escudriñar desde dentro esta zona de impertinencia, casualmente el sello bajo el cual se presentan montajes de González Melo. La imagen se completaría con un ausente, el público, del que casi no sabemos nada.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.