Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

8/22/09

Zerep: para alquilar balcones

Es un vate a la moda, lustroso, elegante, pulcro y sin melenas, con un sombrero de copa y una sonrisa en los labios. Así lo ridiculiza Francisco Moreno en Cuba y su gente: apuntes para la historia. Pero después del Regañón, es el primero que publica un libro de crónica teatral. Rafael Pérez Cabello firma Zerep y, según Leal, levantó el nivel de la crítica con su trabajo en La Lucha y luego en El Fígaro. No pudo escoger peor momento para publicar En escena: crónicas y retazos literarios. Aparece en 1898, editado por la imprenta de El Fígaro, en medio de la guerra y en momento de producción «contrahecha» e interpretación inadecuada.
Pero -según su prologuista Alfredo Martín Morales - como la corrección literaria es el primer deber del escritor, Zerep cuidó su libro y, a pesar de ser improvisadas, o quizás por eso, sus crónicas, que no relatan acontecimientos relevantes, se salvan por la prosa, la sagacidad y la manera desenfadada y a ratos juguetona de dirigirse al lector. Aparte de las dedicadas a las figuras o espectáculos a los que asiste –algunos extranjeros como el de María Tubau o Luigi Roncoroni– intercala notas históricas sobre los teatros habaneros (Tacón, Payret, Alhambra, Lara, salón López, el Albisu) y muchos fotograbados de figuras de la época – de Enrique José Varona a Ignacio Cervantes– pero la mayor parte de las veces se concentra en aspectos generales. Con motivo de la representación del Tenorio el día de los Difuntos, se queja de la «anomalía» que una obra inmoral sea escogida para un día de luto. Cuando escribe sobre El estigma, de Echegaray, dice que fue en blanco, como se debe ir al teatro, sin haber leído antes el texto.
En realidad, vivió bajo el signo de la decadencia bufa, después de la muerte de Miguel Salas.
"Bajo el nombre de género bufo cubano quieren fundar un teatro que á la vez que reflejo de nuestros usos y costumbres sea amable sátira de nuestras debilidades y nuestros vicios. Un teatro como se ve didáctico docente que sirva de enseñanza. La intención no es mala, no señor, pero los intencionados no pueden ser peores. Todas las obras que se han dirigido á la realización de tal empeño son verdaderos adefesios. Sin idioma, sin gracia ni intención no reflejan costumbres del país ni pueden figurar entre las bufas. Pertenecen á un género nuevo que pudiera llamarse género choteo. Y este sí no cabe en el arte."
La que más me gusta, la que disfruté muchísimo, habla del crítico "inédito" (p.105), el que se mete en todo y de todo habla, el que en literatura dice desatinos, el que le arranca la tira del pellejo a todo el mundo y, como habla alto, es de "alquilar balcones".
Conozco al crítico inédito editado. Se descubrió en una función de Bacantes. La actriz grita con intensidad y emoción y el crítico comentó altísimo, a viva voz y con algo de desprecio: "¡Ya salió Grotowski¡".
Entonces no sabía que eso de alquilar balcones ya se decía en 1898.










No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.