Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

11/7/10

El Conde Kostia

En el camino hacia Luisa -Martínez Casado- me crucé todo el tiempo, como un viejo conocido,  con Aniceto Valdivia, el famoso Conde Kostia, que Manuel de la Cruz describe en un aposento cubierto por una espesa capa de papeles y trizas de cuartillas, que hacían pensar en la "gula voraz de un lector hidrópico".  A cada rato me encontraba con el  infatigable lector que puso su biblioteca en manos de Casal  y  en Cromitos cubanos se tilda de escritor de "estilo profuso, lujurioso y recargado".
Aniceto asistió a  las representaciones de Luisa jovencita,  en Madrid, cuando él mismo no tiene éxito con sus dramas, la redescrubre en La Habana  en el Tacón,  la despide en el muelle al  partir a  México   y así....  en una de las relaciones más intensas y duraderas entre un crítico y una actriz. A él se deben muchas de sus más recargadas y panteístas descripciones.  Y son suyas las que Luisa tiene en su tumba, en el cementerio Acea, en Cienfuegos: "Artista y santa".  Sin embargo, no es su relación con Luisa (tratada con bastante amplitud en mi libro) lo que quiero comentar  sino  la propia tarea crítica del Conde, nunca recogida en libro. Hoy que escribimos de una manera  tan diferente a como escribió él, sus críticas, a pesar de sus excesos, se vuelven  una fuente indispensable para conocer cómo eran los espectáculos, sobre todo por su rara mezcla de culteranismo e ingenuidad. En su candor –por ejemplo– narra, indignado,  cómo en una escena, Luisa osó en irse del brazo de  Burón, en lo que  califica de "manoseos" del sevillano o repara en que un actor tuvo un bastón en la mano hasta el tercer acto, cuando es lógico pensar que debe dejarlo al entrar. En el camino, el candor del Conde me ganó hasta hoy, porque amó el teatro y no su lugar en el teatro.

Esta  entrevista no tiene desperdicio. Deben ampliarla con el zoom. Y tampoco estos textos, dos crónicas de 1902, una de ellas dedicada al enigma de los «bastidores» del teatro.

1 comment :

  1. Borré los dos textos de Los bastidores en el teatro, cuando un lector escribió a Box net a propósito de sus "derechos de autor" sobre un programa de teatro.

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.