Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

3/8/12

Un personaje de nombre Vladimir


Un reportaje acerca de las docenas de imitadores de Lenin que se retratan para los turistas en la  Plaza Roja de Moscú por unos dólares -cien rublos- dice la crónica del LA Times,  me trae recuerdos de las dos o tres ocasiones en las que vi a Lenin-personaje en obras teatrales de la era soviética. Si en los años treinta, según Anatoli Smaliansky, su imagen aludía al terror y al bolchevismo, después de Stalin,  según nos traducían, el personaje, que no la estatua, servía a los dramaturgos para explicar por qué el país se había sido sumido en la catástrofe. Lenin  se adaptó a muchas circunstancias y los   dramaturgos se lo apropiaban. Según la crítica, el mejor en lograrlo fue  Mijail Shatrov con Caballos azules en la hierba roja, que vi representar en los ochenta con  Oleg Yankovsky. En esos  tiempos  el teatro era una ceremonia dentro y fuera del recinto y el público lo amaba tanto y los actores rusos son tan buenos que la peor representación me interesaba, a pesar  de que  Vidas Siliunas, un hispanista muy reconocido que amó las puestas lorquianas de Berta Martínez,  me dijo una vez, en broma,  si algún agente de la CIA programaba mis visitas al teatro.  Gracias a su recomendación, logré llegar y entrar a la Taganka pero eso será para otra ocasión.
Cuba es el único país del Caribe que ha puesto El carillón del Kremlin, de Pogodin (1943),  puesta de Evgueni Radomislenski con el Teatro Político Bertolt Brecht, auxiliado por Miriam Lezcano, en su corta etapa de teatro programático. Aquí  el personaje requería del parecido o la ilusión del parecido, como se observa en la fotografía de  Mario Balmaseda, en su caracterización del líder–gracias a un maquillaje muy profesional– junto a René de la Cruz como el relojero, que no está en la foto y que seguramente, llama a saludar.  En  Caballos... primaba la emocionalidad, la sugerencia y no la presencia. Ha pasado mucho tiempo y con seguridad muchas obras que no conozco. Lo que nunca imaginé es que habría  imitadores del bolchevique, buenas y malas copias, y que podrían ganarse la vida, dar consejos,  y contestar entrevistas.

P. D. Cada vez que una nota aparece en mis stats, trato de revisarla, y en este caso, le encontré montones de detalles... 

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.