Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

11/20/12

Criaturas en la isla: Indira Ruiz sobre Abilio Estévez



En Criaturas en la isla ( Reina del Mar Editores, 2011) Indira Rodríguez Ruiz (1984) se acerca a la concepción del  personaje en los monólogos de Abilio Estévez  reunidos en Ceremonias para actores desesperados. Como en un zoom,  enfoca para después alejarse, mientras  los relaciona con su narrativa y el cuerpo de  su teatro “mayor” (La verdadera culpa de Juan Clemente Zenea, Perla marina, La noche y Un sueño feliz), en un ejercicio de sorpresas, ya que las criaturas de Santa Cecilia, El enano en la botella y Freddie, más Josefina la viajera, se le descubren  como “aquello que había quedado de los cubanos después de tantos años de historia”. 
Para Indira, que tenía ocho años cuando se estrenó La verdadera culpa...  detenerse en  los personajes abilianos como los llama –con cierta solemnidad – supuso el mismo esfuerzo que reconstruir El conde Alarcos, porque ninguna de las dos está en repertorio.  El libro no se resiente  ya que no se limita a utilizar  críticas sobre esos  espectáculos sino que las cuestiona, indaga y se hace preguntas. Ante la recepción que percibe fría  de Santa Cecilia y los argumentos de linealidad  o escasa contradictoriedad de varias  críticas, asume que “en su momento fue difícil advertir toda la filosofía, toda la cubanidad, el rico juego con los íconos nacionales que trasciende lo anecdótico y circunstancial” y así desentraña su visión de esos  personajes fatídicos, solitarios,  con mucha penetración y múltiples referencias no sólo a la escena  sino a la narrativa y al cine, en una prosa muy alejada del lenguaje habitual de los teatrólogos con citas a  Hesse, Chaviano o Piñera. Pero el centro de su indagación es  "el cubano marcado por los cambios de fines de siglo". 
En  su breve trazado de los noventa como “eclosión del monólogo” faltaría matizar  no sólo la precariedad y la urgencia de esta forma para muchos actores y actrices que deseaban salir por el mundo con su baúl a cuestas, sino la hechura institucional desde espacios como el Café Brecht en los 90  hasta hoy el Teatro Terry. Abilio de alguna manera  rehabilita un género también muy abusado  y escribe no «mongólogos» (una frase de Sanchis Sinisterra) sino obras dramáticas para un sujeto en escena, que interpela a muchos otros, esos que en su teatro   se rebelan contra sus encierros en la botella o en el fondo del mar. Un original primer  libro, una  lectura necesaria para los tantos que quieren montar  estos monólogos u otros, los admiradores de Estévez y del teatro cubano actual.  

Reina del Mar Editores, 2011, 102, p. Prólogo de Omar Valiño.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.