Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

1/4/14

De Luisa a Rafael Calvo


Retrato de Luisa en el Museo Provincial de Cienfuegos
Más de dos años después de Luisa Martínez Casado en el paraíso, todavía tengo datos, historias y anécdotas que no incorporé al libro por  no alargarlo y porque los poemas –de publicarse completos– rompían la coherencia del relato. El mexicano periódico  El Tiempo, del 20 de marzo de 1889, sin más aclaración, publicó éste dedicado al actor español Rafael Calvo, que murió el año anterior. Escrito en Mérida –donde la compañía de Luisa pasó muchas temporadas– ella no necesitaba presentación entonces. Deseaba otra vida más perfecta "sin soñar un sueño que no acabe". La poesía la acompañó siempre. También la admiración por sus compañeros de oficio.



Es verdad Rafael, que en la otra vida
Encontraste descanso perdurable
Y ese descanso, di ¿sirve a tu alma
mejor que este luchar fiero, incesante?
El valiente guerrero que sucumbe
sin conseguir sus nobles ideales
ni hacerlos imperar ¿cómo en su mente
puede dar a su espíritu insaciable
con el descanso eterno, dicha y calma?
¿Es acaso que anhelos terrenales
se disipan al soplo de la muerte?
Ven, por Dios, Rafael, y que yo alcance
revelación tan firme y luminosa
Que entre el ser y no ser mi duda aclare;
Yo quisiera otra vida más perfecta
O, sin soñar un sueño que no acabe.

Luisa Martínez Casado
Mérida, 1889
El Tiempo, marzo 20 de 1889.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.