Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

1/6/14

La Avellaneda de Montes Huidobro

No sé lo que nos deparará el bicentenario de la Avellaneda en términos de nuevas obras o reposición de las conocidas, pero ya hay una primicia de  La Avellaneda una y otra vez, de Matías Montes Huidobro, dada a conocer en el blog Gaspar, El Lugareño que por su interés reproduzco. Se suma a las de  Silvia Ramos, "Tula" , La peregrina, de Héctor Santiago y Magna Tula, de Pedro Monge Rafuls, entre las que recuerdo sin haber realizado una pesquisa. Pronto estará disponible en Amazon.  Ojalá se escenifiquen todas.

LA AVELLANEDA UNA Y OTRA VEZ
de Matías Montes Huidobro
(una secuencia de la obra)


(Al llegar al pie de la rampa, La Peregrina, Tula y Gertrudis, se abrazan y se miran).
GERTRUDIS: ¡No hemos cambiado nada!
TULA: ¡Somos las mismas!
PEREGRINA: Será el Infierno.
TULA: Será la paz de los sepulcros.
PEREGRINA: ¿Y el juicio?
TULA: ¿Pero habrá juicio?
PEREGRINA: Por supuesto.
TULA: ¿El juicio de quién?
PEREGRINA: De nosotras. De Gertrudis Gómez de Avellaneda.
GERTRUDIS: Pero, ¿quién planea tal cosa?
TULA: El Autor, posiblemente.
AUTOR: La posteridad.
GERTRUDIS: ¿Quién se atreve a juzgarme? ¿Quién puede hacer de juez? ¿Quién será el fiscal? ¿Quién se encargará de la defensa?
TULA: Será un juicio sumario.
AUTOR: Es inevitable, Gertrudis. ¿O es que tú crees que en el reino de los Cielos se entra así como así?
TULA: Habrá que esperar por San Pedro.
GERTRUDIS: Arregladas estamos, ¡porque si es el actor que venía a despedir el duelo!
TULA: El Autor nos ha metido en un callejón sin salida.
PEREGRINA: La muerte es un callejón sin salida.
GERTRUDIS: ¡La vida es un callejón sin salida! Pero estoy bien entrenada, y de esto me encargo yo. (Al Autor). Me vestí para la escena de la coronación, como en mis mejores tiempos, con todos los perifollos, y te bajaste con la escena del cementerio, para que ni asomara la cabeza. Y ahora planeas la del juicio. Como bien sabes yo estoy lista para lo que sea. Haz lo que quieras, porque estoy preparada para todo y mi papel me lo sé al dedillo. Pero la escena de la coronación va, aunque tengan que pasar por encima de mi cadáver.
AUTOR: Pensé eliminarla, porque era un poco rígida y tendría, además, que buscar un centenar de actores y, lo que es peor, llenar el teatro.
TULA: Aquello fue un éxito rotundo.
PEREGRINA: Tan apoteósico que me sentí deprimida.
GERTRUDIS: (Al Autor). ¿Y mi matrimonio con Verdugo? ¿Lo eliminaste porque era un militar español? Quiero advertirte que con él pasé los años más tranquilos de mi vida, y que en todo momento se portó como un caballero. ¡Ni un sí ni un no!
TULA: Sin la tentación de cometer alguna locura y sin la pejiguera de Cepeda, que finalmente se casó y nos lo quitamos del camino.
PEREGRINA: (A Gertrudis). No tuviste un minuto de descanso. Claro, escribías siempre, aunque fuera una fuente de dolor.
TULA: ¡Un concierto para sordos!
PEREGRINA: Una y otra vez…
GERTRUDIS: Hasta Verdugo fue objeto de un atentado en la acera izquierda entrando por la Puerta del Sol, entre las calles del Candil y de Rompeplazas.
PEREGRINA: Estuvo en peligro de muerte. Creía que el episodio de Sabater se repetía y que Verdugo se moría de un momento a otro, pero Dios oyó mis oraciones.
TULA: A su modo y manera, porque nunca se recuperó del todo.
PEREGRINA: Dios aprieta pero no ahoga.
GERTRUDIS: (Al Autor). Claro, todo eso lo has querido omitir…
AUTOR: Porque alarga la obra y no es posible meterlo todo.
GERTRUDIS: ¿Y por qué no? Mi vida fue así.
AUTOR: Eras responsable de tus actos.
GERTRUDIS: Pero no de la historia. ¿Qué culpa tenía yo de ella? Escribía. Eso era lo que sabía hacer y no iban a detenerme mis enemigos.
AUTOR: Todos los géneros literarios te eran válidos: novela, poesía, teatro…
GERTRUDIS: ¡Teatro! ¡Sobre todo, el teatro!
TULA: Se sacarán a relucir los trapos sucios.
GERTRUDIS: Porque si me acusa, es esencial que mis personajes tomen la palabra, para que ellos mismo me defiendan… Teatro dentro del teatro…
AUTOR: Tú nunca hiciste teatro dentro del teatro.
TASSARA: ¡Quién sabe!
GERTRUDIS: (Al Autor) Pero tú sí… De hecho, que se representen todas mis obras… y que la Real Academia de la Lengua Española me dé el lugar que me ha escatimado.
AUTOR: Se están recogiendo firmas.
GERTRUDIS: En contra de la voluntad de algunos, supongo: Vitier, Portuondo, Piñera, hasta Chacón y Calvo.
AUTOR: No te preocupes, porque todos están muertos.


No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.