Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

9/10/14

Ocho años del blog o pequeña descarga

La flecha en una librería de viejos
El blog me ha traído muchos estímulos y gratificaciones. Aquí han empezado algunas ideas transformadas en libros digitales o en papel  y se han iniciado conversaciones, encuentros y reencuentros con temas viejos, libros y personajes.  A veces decae, no se lee casi y otras resurge porque hay alguien que se tropieza con  una entrada que resulta de su interés. El 13 de agosto cumplió ocho años y de persistente que soy,  quisiera llegar a los diez para "cumplir la meta" que me he trazado sola, a falta de otro diálogo y para suplir el que muchos otros tienen en las "redes sociales".
Aunque trato de no hablar sólo de mis proyectos, para no aburrir, a veces resulta inevitable. Latin American Theatre Review ha publicado la entrevista "Todo está en el archivo" de Carlos A. Aguilera en el número 47/2 Spring 2014. pp. 91-107 , revisada por el infatigable de Incubadora, que tiene todavía más preguntas.  Es una alegría  recordar a George Woodyard a quien agradezco la edición del capítulo de Flora Díaz Parrado cuando ni pensaba integrarlo a un libro y con quien compartí un  atasco de película en Caracas, camino de la Concha de Bellomonte, pero sobre todo, ver en acción a los nuevos de la redacción que continúan su trabajo, como debe ser.
Por el blog y gracias a él he conocido a jóvenes empeñados en sus tesis y trabajos de clase, necesitados de un dato, que si no está en el blog, facilito si tengo a mano y si no, a veces busco. En ocasiones hay suerte. Algunos tienen excelentes libros como Indira Ruiz, con algunos la relación continúa, o se limita a esa búsqueda puntual. Entradas que he creído  «descubrimientos» como los teatros caseros de Dulce María o las crónicas de San Duarsedo han sido poco leídas. Enfurezco cuando copian de forma literal pero ni lo enlazan ni lo señalan como fuente y me animo cuando veo discusión e intercambio de ideas en otros blogs.
Este año ha sido el de los "precursores y prometeicos" y los capítulos inéditos de Myriam Acevedo mientras trabajo en un libro sobre actores cubanos hasta 1902. No es un diccionario, no pretende abarcar, sino apuntar y sugerir dentro de la pobreza que existe sobre el intérprete que casi nunca dejó memorias y del que casi no se escribieron  biografías. Manuel Villabella, el historiador premiado por su libro sobre el "negrito", en preparación por la editorial Tablas Alarcos, escribe un capítulo sobre Santiago Candamo, nuestro cómico de la legua, como él le llama,  en el que profundiza y completa su Costal al hombro.  El blog va tan lento que hasta me olvidé del 13 de agosto. Seguimos, como diría Grotowski, mientras exista un solo espectador.

1 comment :

Note: Only a member of this blog may post a comment.