Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

2/19/09

Con Francisco Morín


¿A quién crees que le interese esto? me dice Francisco Morín. Un jarro de agua fría después de mi laborioso peregrinaje para investigar y escribir "Los años de la revista Prometeo" que no serán nunca como "los años de Orígenes". Intento una especie de restauración de una modesta revista de teatro, que hoy nos dice más que a sus lectores de entonces y que a su vez generó un grupo innovador que, como dijo Rine Leal, llenó con su trabajo los años cincuenta, pero el público no se enteró.
Mi relación con Morín real empieza cuando le pedí la autorización como copyright holder para obtener fotocopias en New York Public Library. La demorada y a la larga imposible empresa se hizo pronto evidente. Ningún investigador independiente puede costear lo que la biblioteca solicita. Después, encontré otra manera de revisarla pero ya estaba y estoy obligada y agradecida con Morín y por ese empeño y por medio de skype hablamos por las noches, las 8 en Santa Mónica y las once en su apartamento de Nueva York. Apaga el televisor, se deshace de las noticias o los novelones y revisa conmigo la primera versión, que estaba, con su agudeza característica, "desordenada". Por él me he enterado de más petit histoire que en mi vida entera entre las bambalinas del teatro. Con el estilo de sus Memorias.... Morín recuerda quién le dijo qué cosa a quién y si le pregunto algo, él paseó con Eusebia Cosme en Nueva York y dirigió a Carucha Camejo en Hacia las estrellas, de Andreiev --¡ qué linda, era como una Natalie Wood!-- y vio El tranvía... en Broadway cuando costaba sesenta centavos y me pregunta ¿tú crees que Rine era simpático o se hacía el simpático? y si me acuerdo de éste o del otro, de Ninón Sevilla pasando por Buñuel y del cine de Capra al rumano.
Y a veces tengo que insistir para volver al tema de "los años de Prometeo" que a lo mejor le aburren porque él los vivió, y, como me dice, no sólo "descubrió" Electra Garrigó sino que la pagó porque ni entonces ni después Virgilio tuvo un centavo. Y aparte de sus sugerencias, que todas han sido incorporadas a la segunda versión, lo más agradable que he recibido de él son carcajadas porque algo le ha hecho "mucha gracia" o imitaciones, por ejemplo de Rosa Felipe, que como estudió con la Artística Gallega, se le quedó esa forma de decir. Y hace como Rosa Felipe que es como la Xirgu. No creo que sea una pose. Es su manera de vivir el teatro. Por amor al arte.

Y ¿a quién tú crees que le interese esto? pregunta.

Por ahora Morín, tal vez sólo a mí, le contesto.

Pero de testaruda que soy, he vuelto a colgar mi segunda versión que no es tan divertida como mis "conversaciones nocturnas" con Francisco Morín.

El texto está en Scribd y contiene aparte de mis comentarios y reseñas sobre la revista, algunas críticas y fotografías. La de Morín pertenece a la contraportada de su libro Por amor al arte. Memorias de un teatrista cubano 1940-1970. Ediciones Universal, Miami, 1998.

Profile

2 comments :

  1. Hola Rosa Ileana

    Una pregunta: Francisco Morín está vivo ?, y en New York ?

    un saludo cordial,

    Carlos

    ReplyDelete
  2. Saludos Rosa Ileana, excelente trabajo. Corro a leerlo. Besos al maestro, tan querido por nosotros los prometeicos de Teresa.
    Rosie Inguanzo

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.