Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

11/11/09

Desde el 13 de octubre


Desde el 13 de octubre no abro el blog, hasta pensé que lo había olvidado y se había perdido como tantos de mis papeles.

Viajé a La Habana y a Cienfuegos. A La Habana -por los que quiero- y a Cienfuegos por Luisa que se ha convertido en obsesión desde que encontré su dossier de prensa impreso en Tabasco en 1896. No fui al festival de teatro ni asistí a ninguno de los tantos homenajes que poblaron la ciudad en ventiún días, sí caminé sola o acompañada por muchos sitios de antes y de ahora, me detuve frente al cartel del Festival -un rostro de mujer y una lágrima- y por primera vez en los tantos festivales que han llovido desde que se reiventó en 1980, nunca supe quién fue su realizador. Pero en la puerta de un cine vi la programación y en la televisión, entrevistas de gente entusiasmada por el teatro, como siempre ha sido y será. Que si uno no podría perderse Neva, hecha por chilenos jovencitos que comían spaguettis en el Habana Libre e identifiqué por la credencial. De lejos vi a Binoche, rejuvenecido, que claro, no me reconoció y de cerca vi a muchos que aprecio y actúan todavía o se retiran y envejecen como yo. Los amigos de Cádiz caminaban por una ciudad lluviosa a la que por suerte, Ida no castigó.



El Hubert de Blanck recién pintado y restaurada la sala Bertolt Brecht. No así el Trianón ni el Buendía pero no fui. Tal vez les siga contando de estas cosas o tal vez no.

A lo mejor es preferible quedarse una completamente sola con sus imágenes y su dolor.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.