Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

7/30/10

El distraído Buster Keaton

Erráticos, perplejos y no muy entusiasmados se han mostrado los críticos cubanos con Buster Keaton. El primero,  Mañach, que escribe después de ver El cameraman, en la Revista de avance:  "En Keaton, como en Chaplin la comicidad primaria y en definitiva el pathos humorístico provienen de la inadecuación. Bergson vería en ambos confirmada su tesis que lo cómico es una falta de adaptabilidad. Pero esa rigidez puede consistir, como en Chaplin, en una forma simple, ingenua, inocente de reaccionar o como en Buster, en una reacción de insuficiente complejidad." Para Mañach, Buster es un "distraído." Y distraerse es "mirar más allá o más acá de la realidad, donde "queda lo patético, lo que ha de sublimar esa comicidad al rango humorístico".  La breve nota de 1929 es inteligente pero no entusiasta.
Pasa el tiempo y ojalá me equivoque, no hay demasiado clamor por Buster, una especie de  indiferencia ante un humor que quizás por su finura y su poesía está bastante más lejos de otros comediantes que han tenido mucha aceptación, como Cantinflas o Chaplin.  Y eso que Keaton fue huésped ilustre del Hotel Nacional,  en una visita relámpago a La Habana en los treinta ¿1934?  desde San Petersburgo, Florida, cuando intenta rehacer su carrera. Y años  más tarde,  un asiduo de  "La Cabaña Cubana", en la bohemia de París cuando Carpentier lo recuerda entregado  de lleno "al sortilegio de nuestros ritmos, contemplando el mágico cuadro con sus ojos adormecidos  de caimán viejo...".
Por eso el que abraza a Sol Pinelli en la fotografía que enmarca una crónica en la que Alejandro Armengol compara a Gershwin con Lecuona,  Keaton aparece rodeado del compositor y Luis  López, Rafael Palau, Alberto Bolet,  Genaro, Raimundo, Lorenzo y Felipe Palau, Félix Guerrero, Alfredo (Boca Chula) Hernández y Fernando Díaz,  estoy casi segura, es un amante de la música cubana. Casi me atrevo a pensar que intenta un paso de baile.
Vi completa Cuban Love Song (1931), en la biblioteca de UCLA,  para "¡No es Cuba, es Hollywood"¡ Se disfruta,  aparte de por el interés investigativo- por el encanto de Lupe Vélez y claro, por  los temas de Moisés Simons. Lupe canta "El manisero" que ya había popularizado Don Aspiazu con letra en inglés de Marion Sunshine y Wolf Gilbert y en un guateque improvisado en la cinta, los guaracheros, vestidos de salón, tocan Buchipluma na má y se oye "Carnaval de Oriente".



3 comments :

  1. Rosa Ileana,hace tiempo que sigo tu blog, lo tengo entre mis favoritos. El texto y la foto de hoy son una maravilla. Sigues siendo una investigadora del teatro cubano de primer nivel. Yo admiro a Keaton tanto como a Chaplin.
    Mi blog es: http://esquinaconbanca.blogspot.com
    Te mando un fuerte abrazo, con la alegría de leerte.
    Minerva Salado

    ReplyDelete
  2. En unas horas comienza el festival Internacional de teatro en San Francisco, aunque ya el Latin Center dio unos pasos de avance mostrando "algo" de lo que será mañana. Y ese "Algo" tiene que ver con cualquier cosa menos con teatro, mucha danza, mucho circo, mucho clown... menos teatro. Una Nota: el latin center de san francisco se llena con personas de otros orígenes excepto latinos. No entiendo qué objetivo tiene pero ahí están y seguirán para bien y esperanza. saludos. Maravilloso Buster, convirtió al cine en una maravilla con esa escena del tren.

    ReplyDelete
  3. Querida Minerva, cuántos años y mira que te he buscado. ... Gracias, muchas gracias, voy a entrar a tu blog a sentarme en tu banca.

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.