Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

7/28/10

Eloísa Agüero

Sólo por su relación con José Martí, Eloísa Agüero de Ossorio, tendría un lugar destacado. Sus hermosas cartas, recados y confidencias revelan una delicada sensibilidad. Le escribe a Pepe  versos de igual a igual, y al mismo tiempo, le prepara un plato de dulce cocinado por sus manos.  El teatro es el trasfondo, sus cartas se escriben entre la prisa de los ensayos y la ansiedad de un amor naciente que no puede expresarse. Eloísa -entonces con veintiséis años - era miembro de la compañía de Guasp de Péris que representó Amor con amor se paga en México. Y aunque Martí fue afectuoso y galante con Concha Padilla, se asegura  no era ella  el amor de Martí como se pensaba, sino la joven actriz de Camagüey a quien Martí dedica varias crónicas. Ambas integraron la compañía de Guasp. Pero era un amor imposible. Eloísa, aunque separada de Ossorio, no sigue adelante su relación con Martí. Le cuenta que piensa ir al teatro -debe ser el Arbeu y no el Abreu- , se queja de alguna descortesía, cosas del teatro, se la anuncia en el papel de Amalia antes que ella lo aceptara,  pero sobre todo, sufre por mantener en  secreto su relación con el poeta" ¡Qué amargo es hablar en enigma, más aún delante de tantos que oyen! Yo no sé soportar esto, Martí; no puedo, no quiero. No quiero decir nada más pues estoy muy triste, sumamente triste y temo entristecerle a Ud. aumentando tal vez sus disgustos. ¿Quiere verme hoy? ¿Puede? Disimule mi carta que no sé cómo la escribo, pues hay algo de doloroso hoy en mí, desde anoche, que me está haciendo daño."  Y el  final. "No te olvido Pepe, pero no haré nunca por ir adonde tú estés, porque no quiero aumentar mi desgracia. Muera el secreto en ti. No me olvides. Tú y entre nosotros. Eloísa.
En  1898, en su libro El ocaso, Andrés Clemente Vázquez  escribe una crónica sobre Eloísa que se publica junto a su fotografía más conocida. Nadie parece adivinar detrás de su maciza figura a la ardiente muchacha de las cartas ni el plato de dulce. La recuerda relacionada con el mundo elegante de los “salones”  y digna de conversar con “Delfina Gay, la Condesa de Merlín o la espiritual Mme. Orfila.” “Aquella joven sentimental y reflexiva, de negros y radiantes ojos, de voz melódica como la de la Rachel”. [...]

"Fue coronada por la Desdémona amorosa y calumniada del genio de las pasiones. Pocas veces tuvo Shakespeare, en esta Antilla, intérprete tan elevado".

“En el drama, en la comedia, en la tragedia de corte griego, la isla de Cuba había carecido de artistas que, habiendo nacido en su suelo, fuesen verdaderamente inspirados. Eloísa era una revelación.”

"Dedicáronle versos los trovadores más insignes de la cubana musa: Luaces, Foxá, Fornaris, Zambrana, López de Briñas, Govantes y Zenea. Yo figuraba modestamente entre los conmovidos claqueurs d'élite.

Alude a que Eloísa hizo llorar a la más selecta sociedad habanera, interpretando en el Gran Teatro de Tacón la Clemencia de Los soldados de plomo, como primera dama de la compañía de Joaquín Arjona y luego " la notabilísima Teodora Lamadrid, le permitió trabajar a su lado, y más tarde figuraba en los teatros de México como primera actriz, siempre muy aplaudida y subvencionada para representar composiciones de autores mexicanos, por el progresista gobierno de la república."
Cuando Clemente Vázquez escribe, Eloísa es directora de la Sección Dramática del Conservatorio de Música y Declamación de la ciudad de México, está instalada en el país  y viaja a a La Habana de vacaciones,  viuda de su segundo matrimonio con el  hacendado Antonio del Valle. Silencio sobre su relación con Martí, sus empeños juveniles en México y en La Habana - en 1877 representa, baila y canta acompañada por Luisa Martínez Casado- nada sobre las otras actrices que hicieron con mayor o menor fortuna el teatro de Shakespeare en la isla.
Si ya en 1890, Eloísa Agüero es de Valle como antes fue de Ossorio ¿por qué no llamarla para siempre Eloísa Agüero y Serrano? 




Notas. Las once cartas en  “La vida íntima y secreta de José Martí", de Carlos Ripoll (se puede encontrar en la internet, pero colocar el link ofrecía "errores"  y en Destinatario José Martí. [Luis García Pascual] Editora Abril, 2005. No sé el itinerario de las cartas ni quién las encuentra ni cómo.
 En el ocaso. Reminiscencias americanas y europeas. La Habana: Imprenta El Avisador Comercial, 1898.

Se ha instituido el premio Eloísa Agüero de Ossorio en el Festival de Camagüey.

3 comments :

  1. ¡Maravillas! y ahora entre nosotros también. yvonne

    ReplyDelete
  2. Estupendo!! gracias por el artículo.

    ReplyDelete
  3. Quiero avisarles a los editores de Ecured que copian del blog, sin darle crédito, que por favor lo hagan bien y verifiquen los datos ya que este texto tiene cuatro años, sé mucho más de Eloísa pero como ya he aprendido, tendrán que buscar los libros. No tiene sentido que no se tomen el trabajo ni de variar el lenguaje, es casi un copia y pega el que me he encontrado en Ecured.

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.