Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

1/16/11

El gordo, el flaco y Armando Calderón

Quisiera sugerir a  la naciente industria  cuenta-propista el rescate de  las grabaciones de Armando Calderón para "La comedia silente",  manera muy propia en la que varias generaciones disfrutamos de este  cine en la televisión  y nos apropiamos de los "ases" de la risa desde Chaplin a Buster Keaton y por supuesto, El gordo y el Flaco. Estaba tan acostumbrada a la voz de Calderón que narraba, con su cierto desgano, no sólo las voces de todos los personajes sino  los efectos sonoros, en su acostumbrado programa, dirigido a sus queridos amiguitos, papaítos y abuelitos, que cuando al fin vi dos de las clásicas versiones al español de la famosa pareja de Oliver Hardy y Stan Laurel,  La vida nocturna (1930) y Los calaveras (1931) en la que hacen  un esfuerzo extraordinario por hablar un español fonético (como hicieron en alemán, francés y otros idiomas ), terminé por extrañar la voz de Calderón que aporta  ironía,  bufo y  comentarios verdaderos o apócrifos que han trascendido las películas  y forman parte del imaginario criollo. Son sensacionales porque están todos los acentos posibles e imagino fueran fuente de trabajo para muchos hispanos en Hollywood.
El problema de los títulos  en español de los afamados cómicos no es algo fácil de desentrañar,  como apunta
Juan B. Heinik en "El embrollo de Laurel y Hardy". En una incipiente búsqueda me di cuenta que no sólo existe la dificultad con los títulos sino que en muchas ocasiones, se llaman versiones al español, las dobladas y no  las originales, que  tienen añadidos y son diferentes. Al parecer, al menos en los treinta, los españoles estaban muy confundidos con la pareja. La crítica los califica de "actores de pocos recursos", que basan su éxito en la "rotura" de las cosas,  siempre hacían lo mismo, excepto Stan con su cara bobalicona y su llanto de cocodrilo. Nosotros, por suerte, tuvimos a Armando Calderón y bien podría hacerse una edición  con sus versiones.

3 comments :

  1. Calderón dio voz al cine silente que vieron varias generaciones de cubanos y en muchos casos lo que nuestra memoria recogió fue su voz, aunque las historias se olvidaran. Para mí, la narración de Calderón forma parte de los domingos más felices de la niñez. Él animó muchas historias que ya vistas de adulta resultaban aburridas, llenas de gags y lugares comunes y en tal sentido fue un creador. Porque buscaba la arista por donde entrar con su tan cubano sentido del humor, desde los nombres que puso a los personajes. Aprovechó el silencio para apropiarse de la historia, nos reíamos de lo que él decía más de lo que veíamos.
    Bueno, ya me extendí. Tu Flecha, Rosa Ileana, es un verdadero centro de rescate, ya te lo dije hace unos días en otro comentario. Lo repetiré muchas otras veces. Un abrazo

    ReplyDelete
  2. Gracias, Minerva, ojalá pudiera saber más de Calderón.

    ReplyDelete
  3. gracias de verdad, de corazon por los comentarios sobre mi abuelo, fue un gran amigo, lo extrano mucho, amaba a cuba, a su pueblo quiero decir. recuerdo que se levantaba tempranito el domingo para filmar la comedia y despues nos visitaba ya que no viviamos en la misma casa, el en san miguel y nosotros en nuevo vedado, me han puesto un poco nostalgico, muchas gracias en mi nombre y seguro que en el suyo, mi abuelo, escriban y cuidense todos.

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.