Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

2/2/11

Las criollas de Teodoro Guerrero

Tipos y costumbres de la isla de Cuba, (1881),  la colección de artículos costumbristas ilustrada por Landaluze,  fijó, sobre todo, el estereotipo de la  "mulata de rumbo" que describió Francisco de Paula Gelabert, que llega a la poesía, el teatro y la zarzuela.  Leocadia Bergamota y Zampallón, con sus sonoras carcajadas, su aire satisfecho y el semblante provocativo,  es objeto sexual, codiciada prenda del guateque o el rumbón, que en la imagen ha recobrado sus alhajas. 
Otra visión  más mesurada pero igual de simplista es la de Teodoro Guerrero, dedicado a estudiarnos  para  Las mujeres españolas,  portuguesas y americanas tales como son en el hogar doméstico, en los campos, en las ciudades, en los templos, espectáculos, en el taller y en los salones. Descripción y pintura del carácter, costumbres, trajes, usos, religiosidad,  belleza, defectos, preocupaciones y excelencias de la mujer  en cada una de las provincias de España, Portugal y América españolas, escrita e ilustrada por españoles y portugueses y publicada en 1876 por Miguel Guijarro. Las Mujeres españolas, portuguesas y americanas (Madrid: Miguel Guijarro, 1876) .
El cronista buscó  las "hermosas indias de tez cobriza" que encontró Colón y fueron exterminadas como la población, pero que desaparecieron en su recuento por absorción.  Nada de enfermedades, matanzas o suicidios, aunque en realidad se centra en las damas de los salones de La Habana, Puerto Príncipe y Santiago de Cuba o las guajiras de las estancias, los  potreros y las  vegas de tabaco, y  se dedica a establecer su diferencia con las europeas.  Para Guerrero son criollas y su rasgo más sobresaliente, debido al "excesivo calor de los trópicos" que "relaja las extremidades de las fibras y debilita el espíritu" es la indolencia, mezcla de relajación y descuido, dejadez y ritmo.
 Mujeres que se columpian como las poéticas palmeras, que doblan la cintura como las cañas á la acción de la suave brisa, que llevan el fuego del sol en el corazón, en el rostro la brillante palidez de la luna, y en los ojos el resplandor de las estrellas, ¿pueden verse sin abrir el alma á grandes impresiones?

Su relato contiene muchos de los rasgos que pintarán de Collazo a Arístides Fernández: las mujeres con el abanico, en el quitrín, el salón de baile, la siesta, el Liceo y la ópera. La cubana no es corpulenta sino "de mediana estatura, de pocas carnes, lánguidas y de imaginacion viva y ardiente; amantes hasta el delirio, la pasión erótica exalta la vehemencia de sus pasiones, y van adonde el corazón las lleva; por eso es fácil impresionarlas y prenderlas en las redes del amor". También se ocupa de la rústica guajira vestida de percal que trabaja de sol a sol en las estancias y de algunas escritoras, sobre todo, de Tula a cuyo entierro asistió conmovido.

2 comments :

  1. Gracias por sacar del baúl de los recuerdos esta joyita. De todas maneras te diré que ya en 1860, en el Álbum cubano de lo bueno y lo bello, aparecen algunos artículos y escritos hechos por Guerrero, y no sé, pero estoy detras de la pista porque creo que ya en El álbum del bello sexo, y a pesar de su juventud de entonces, había algo...
    (Me encanta tu blog y por ello lo seguiré)
    La Divina Tula, http://www.ladivinatula.blogspot.com

    ReplyDelete
  2. Estaré al tanto en tu blog y te agradezco mucho el comentario.

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.