Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

6/26/11

Luz María y Gottardi

Luz María Collazo y Roberto Gottardi se conocieron en los años sesenta en el comedor del Ministerio de la Construcción. Ella era una seria y callada bailarina de Danza Nacional de Cuba y él un joven arquitecto italiano, graduado en Venecia, que dejó familia y proyectos  para venir a Cuba  donde llovía el  trabajo en el sector de la construcción. En el 62 realizaría el sueño de su vida:  el arquitecto Ricardo Porro lo invitaría junto a su compatriota Vittorio Garatti a integrar el  equipo creador de las escuelas de arte de Cubanacán. Hoy  el documental Unfinished spaces, de  Alysa Nahmias y Benjamin Murray,  testimonia  la euforia de su creación y  su decadencia  ya que a partir del 65 no se movió un ladrillo más en el antiguo terreno de golf del Country Club.
Con ese motivo, la pareja ha venido a Los Ángeles junto a los otros  arquitectos. Han hecho   presentaciones, concedido entrevistas  y gozado de un gran despliegue en la prensa, debido a la curiosidad que despierta una obra que ideada por Fidel Castro, se convierte en una ruina, pasto de la maleza y el desgaste y a pesar de eso, siguió viviendo en la magia de sus muros, la locura de su diseño y las formas abiertas y atrevidas de su construcción. Lo más triste, nunca se completaron y lo peor para Gottardi es que mientras dos escuelas se restauraron, el proceso de la suya,  la de Teatro, está en peligro de no completarse jamás.
Luz María está a su lado y observa. Sentada en el teatro Regal de Los Ángeles, pocos  han advertido a la protagonista de tantas obras danzarias (entre ellas Súlkary y Dúo a Lam) y el rostro visible del redescubrimiento de Soy Cuba en dvd por Milestone– aunque no ha ganado un centavo por la imagen que ha recorrido el planeta en la carátula del dvd y el poster - lo que nos deja un sabor agri dulce. Muy joven, Kalatozov la escogió para interpretar María y sin saberlo, entró en la historia del cine. Su historia con Danza Nacional es más que conocida. En la actualidad imparte clases con el grupo Buendía y talleres con el grupo con el que trabajó toda su vida.
Gottardi es el único de los tres arquitectos que vive en La Habana, en un apartamento de micro brigada del Nuevo Vedado rodeado de retratos de Luz María. Dejó  la bella Venecia para vivir como un cubano más.  Y a pesar de que no ha terminado su proyecto, ya que esos “espacios laberínticos, que parece no tienen final” culminan en un teatro que nunca se completó, continúa muy relacionado con los teatristas para quienes ha realizado escenografía y muchas colaboraciones aparte de su labor como profesor. Y aunque sueña con terminar  su escuela, cuando la retoma en 1999,  él cambió, cambió Cuba y la arquitectura.
Gottardi se confiesa abierto al diálogo, el intercambio y lo busca y lo necesita, cree que aunque las escuelas son un todo, habría  que indagar más en las particularidades de cada una de las obras, es decir, la individualidad de sus creadores. Callado como Luz María, su escuela habla por él y aún los neófitos, nos atrevemos a opinar sin conocer.  En una estupenda entrevista de Marilyn Garbey, cuyo enlace pueden seguir en mi "Gottardi en Elsinor", en La Flecha II,  logró hacer hablar a un hombre de pocas palabras, cuenta cómo entusiasmaba a los obreros a quienes enseñaba su maqueta ya que eran los hijos de esos obreros los que disfrutarían de las escuelas de Cubanacán y cómo gracias al catalán Gumersindo logró su famosa “bóveda catalana”.
Cuando he podido conocerlos- en el piso veintiuno de un rascacielos en Los Ángeles- gracias a la fotógrafa Natasha Calzatti, Gottardi no parecía demasiado entusiasta con el edificio, aunque elogió el dentro-fuera de la concepción espacial. Luz María, bella, terrenal y ensimismado rostro de Soy Cuba y Gottardi,  soñador de la más hermosa  escuela de teatro. Y yo vuelvo en el recuerdo a sus pasillos y escaleras concebidos como los de una pequeña comunidad o al castillo de Elsinor. Allí  muchos jóvenes empiezan  la  aventura que nos ha traído hasta aquí.
En la conversación se habló muchas veces del artículo de Hugo Consuegra que gracias al blog de Arquitectura-Cuba está en Scribd.
La fotografía de la pareja es de esta servidora y no tiene mucha calidad.    

Artículo de Hugo Consuegra

2 comments :

  1. Magnífico artículo e información.

    Gracias y bendiciones de domingo, querida Rosa Ileana.

    ReplyDelete
  2. Hey ! Profe...Colega, Compañero de Docencia, Amigo. Cuanto me alegra saber de ti y tener el privilegio de ser el primero que comenta aqui y escribirte esto, que no se si leas, pero si lo haces o te lo cuentan, quiero que sepas que te aprecio y admiro, en fin, es algo que sabes, como alguna que otra vez te demostre no solo en los tiempos que fui alumno, sino tambien cuando mas tarde fui profesor e integre tu equipo impartiendo Proyectos III y finalmente cuando coincidimos en ciertos trabajos.
    Han pasado muchos años pero si estas como en la foto, te ves bien.
    Llevo ya 20 años fuera de Cuba, 12 de ellos los pase en España y el resto aqui en New Jersey donde vivo.
    Que pena que hayas venido a Los Angeles en lugar de NYC, aqui podriamos habernos saludado porque estoy a diez minutos y disponiendo de un dia, hasta te habria invitado a un viaje a Bear Run a La Casa de La Cascada a solo cinco horas de casa. cada vez que me visita alguien lo llevo alli.
    En mis incursiones por Europa desde Madrid y aun el pasado año, visite Italia, Roma, Florencia, Pisa... y tambien tu Ciudad como es de suponer, quien haya sido y sea tu amigo no puede entrar a Venecia sin antes pensarte.
    A Cuba no he ido mas y no se si vuelva, tendrian que pasar muchas cosas, los hechos y el tiempo, conspiran contra esa ilusion, como alguna vez alla, otros hechos, en el tiempo, conspiraron contra la tuya.
    No dejes de llamarme si vinieras algun dia por NYC, me gustaria saludarte, en alguna ocasion sera, tienes aqui un telefono 201 759 2387 y mi abrazo.

    Raul Izquierdo

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.