Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

6/19/11

Milián: hace catorce años Virgilio no estaba de moda

El estreno simultáneo en Miami y La Habana de Si vas a comer espera por Virgilio y la aparición de Virgiliando en La Habana -un libro sobre su amistad con Virgilio Piñera- no han dejado indiferentes a los críticos y comentaristas de las dos orillas. Basta recorrer las páginas de la prensa -de la Jiribilla a Cubarte, de  El Nuevo Herald a Artefactus para comprobarlo. José Milián, el dramaturgo que a los quince años escribe Vade retro, pero no estrena hasta mucho después porque, como comenta Eberto García Abreu en el prólogo escrito a dos manos con el dramaturgo para Otra vez Milián (Unión, 2005), sus obras se han ido editando sin orden cronológico y hacen un recorrido azaroso, conoce de una merecida atención. A propósito  La flecha publica un comentario de Milián.

Fotografía de Víctor Junco tomada de La Jiribilla
Milián. Sólo quería decirte, por algo que leí sobre la puesta de Maroma Player, que en ningún momento mi intención cuando escribí la obra fue estar a la moda con Virgilio. Porque de hecho, cuando hace catorce años atrás me decidí a contar algo sobre mi relación con Virgilio, ni estaba de moda, ni se hablaba de él, como se hace ahora. Es muy probable que mi obra contribuyera a verlo de una forma diferente y a sacarlo un poco de esa zona de silencio en la que se  encontraba. Sólo quise regalar, a las personas sensibles, un pedazo de la historia de los sesenta y una imagen de Virgilio viva. Cuantas veces se represente la obra, Virgilio caminará por los escenarios. Nunca será una cosa muerta, como bien dice en el texto.
Si el texto tiene deficiencias como le señala un crítico, no voy a salir en su defensa, no me parece apropiado. Sólo podría decirle que en el año 2000 recibió el Premio de la Crítica Literaria,  el Premio Avellaneda y el Premio Santiago Pita que otorga la UNEAC y el   de la crítica Teatral. Espero que eso aclare un poco las deficiencias a las que se hace referencia.

Todo lo que tiene que ver con el montaje es mérito de ellos. Los autoricé a ellos. Ya mi visión ha estado mucho tiempo en los escenarios cubanos, son teatristas y amigos talentosos. Confío en que saben lo que hacen. Moreno y yo trabajamos juntos en Cuba y Gerardo Riverón es mi amigo y un actor que ha representado otra de mis obras. Lo verdaderamente importante ha sido la simultaneidad. Si vas a comer... ha estado al mismo tiempo en un escenario de Miami y en un escenario de La Habana. Esto me parece algo extraordinario a destacar. Por un breve lapso de tiempo hemos estado más unidos que nunca los cubanos de aquí y de allá.


 Milián conversa con Max Barbosa

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.