Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

6/15/12

Calígula de Morín a Carlos Díaz


Escartín y Adolfo de Luis
Del montaje de Calígula, de Camus  (17 de junio 1955) dirigido por Francisco Morín al de Carlos Díaz  en 1996,  transcurrieron más de cuarenta años y una renovación total de la escena que actualizó los conceptos sobre "remozar" los clásicos o conservarlos como piezas de arqueología. Hago una excepción y  publico algunas de mis pesquisas sobre el teatro cubano de los cincuenta, el próximo empeño de  Ediciones de la Flecha,  con detalles de esa puesta fundadora.  Adolfo de Luis fue Calígula, música de Harold Gramatges y actuaron Adela Escartín, Helmo Hernández, Eduardo Moure, Florencio Escudero, Julio de Carlo, Gliceria Soto, Manuel Pereiro, Raúl Cortés, Santiago Rivero, Raúl Xiqués y Julio Batista. Escenografía de Andrés García. Sala de Prado 264 entre Trocadero y Animas.
Desde  Nueva York - me consta- el legendario director, sigue,  curioso y atento,  las ocurrencias del montaje de Díaz con Teatro El Público que se presenta en Miami. 

Esta pequeña nota sin firma anunció el estreno en el Diario de la Marina.
Francisco Morín,  nuestro mejor director, concibió  la obra en un marco rígico y trágico de alta intensidad. Su mayor mérito consiste en haber utilizado las masas humanas y el espacio con sentido dramático y mover con suma efectividad a sus actores. Utilizando un escenario vacío de muebles, pero lleno de luz y espacio vital, Morín colocó hábilmente sus figuras y les insufló la vida necesaria para hacerlas verdaderas.

"Calígula de Camus, un gran esfuerzo del grupo Prometeo”

Por Auxiliar.  24 de junio de 1955. 16-A y 18 A. Diario de la Marina. Esta excelente crítica -firmada por auxiliar- la escribió Walfredo Piñera. El titular del diario era Francisco Ichaso.

"Es uno de los más serios esfuerzos teatrales del momento en la capital y consagra, una vez más, al director Francisco Morín en su condición de artífice del movimiento escénico, capaz de obtener admirables resultados con el empleo de limitados recursos.
Calígula es una obra difícil. Sus cuatro actos de locura y filosofía la hacen agobiadoramente tensa. Sobre todo, a partir del acto tercero en el que la pintura del protagonista se extiende a través de inmenos monólogos. Pero el conjunto tiene altura de pieza fuerte y lograda, de poderoso dramatismo escénico, que se presta a numerosos  efectos formales, muchos de los cuales han sido hábilmente realizados por el director Morín con el auxilio de una iluminación de muy buen gusto y una impresionante música incidental.
Calígula, según ha expresado el propio autor Albert Camus, es una "obra intelectual” , una "tragedia de la inteligencia”. El tirano es pintado como un ser ansioso de libertad, que pretende subvertir todos los valores, utilizando en su empresa una aplicación mecánica y sofística de la lógica. Su objetivo es poseer la libertad total y con ella la felicidad. Pero no lo logra, porque en sus planes olvida la esencia del hombre. Y al negar al hombre se destruye a sí mismo. Cuando comprende su fracaso le invade el miedo que nunca sintió y muere acuchillado y proclamando la vigencia infinita de la vida que pierde. En los diálogos de Calígula hay mucha ingeniosa sustancia de pensamiento y un indiscutible valor literario. La afirmación "Los hombres mueren y  no son felices" da pie al esquema dramático que se desarrolla en torno al protagonista y en la lógica de éste abundan los pensamientos lógicos y los silogismos caprichosos y agudos que Camus pone en boca de Calígula, entre otras cosas, la poca importancia que tiene la muerte de los hombres codiciosos. A Calígula no le importa la muerte de sus avariciosos enemigos porque ésta es la pérdida de la vida. Y sí hay hombres para quienes lo único importante es la riqueza y no la vida, poco importante es que pierdan la existencia. Roma-léase el mundo– estaba llena de hombres así. Por ese tenor está desarrollada toda la exposición de la tragedia, que no siempre es diáfana y carece de un fácil poder de identificación con el gran público.
Grande ha sido la audacia del grupo Prometeo al llevar a escena esta tragedia de Camus. Nada más lejos de la frivolidad ambiente que nos rodea que esta pieza en que el autor ha querido hacer un estudio de la pasión por lo imposible, exponiendo su angustia, sus furores y su fracaso final. Situarla en la Roma de los césares no fue más que un pretexto que brinda al drama imponente grandiosidad, grandilocuencia escénica y una fuerza de expresión que el grupo Prometeo ha sabido aprovechar en muchos de sus aspectos.
El montaje de Calígula en la esforzada sala Prometeo tiene  una calidad muy notable. La escenografía funcional, en blanco y nego, con una línea de brazos que sostienen sendas antorchas y recuerdan los coredores de La bella y la bestia, de Cocteau, es sobria y eficaz. El vestuario tiene la propiedad que requiere el ambiente. Y la música de Harold Gramatges, que simboliza un clima espiritual en forma abstracta tal cual lo sugiere Camus en el libreto de la tragedia, es otro de los aciertos. 
En el renglón interpretativo, es Adela Escartín como Cesonia quien se lleva la palma. Adolfo de Luis rinde una gran faena en el Calígula, papel dificilísimo que lleva con desenvoltura y gran aliento. En general puede decirse que en todo el reparto hay compenetración con los personajes y un gran deseo de hacer las cosas bien. Eso basta para que pequeños errores de gestos, de tono o de dicción queden olvidados frente a la fuerza redentora del devoto empeño. En el reparto hay veinticuatro figurantes. Analizar la labor de cada una haría interminable esta nota. Ninguno desentona. Muchos en cambio se lucen impartiendo vibración y matices a sus personajes. Con cada situación compone un cuadro de indiscutible belleza visual y hay muchos momentos en que la emoción del mero juego escénico se impone por sobre el contenido de la obra. La muerte de Cesonia es uno de esos instantes. La dirección de Francisco  Morín. es sin duda alguna, lo mejor del espectáculo.
Calígula es un espectáculo teatral difícil y arrestado. Entre los programas que anuncia la cartelera habanera, es uno de los que más atención merece.

1 comment :

  1. gracias Rosa Ileana por rescatar estas cosas. Mañana llamaré al hosco para contartele. Un beso de teresa.

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.