Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

9/17/12

Suárez del Villar irrepetible

El director cubano Armando Suárez del Villar  llena un capítulo único en el teatro cubano y es quien con más persistencia, inteligencia y sensibilidad, desenterró para la escena nuestros clásicos -cultos y populares– de Los cheverones, de Barreiro, El becerro de oro, de Luaces, a La hija de las flores o Baltasar de la Avellaneda. Se dio a conocer en La Habana con su espectáculo "Los bufos" con el entonces Conjunto  Dramático de Las Villas. Si contamos que estrenó mucho a sus contemporáneos, de Piñera a Estorino, Brene, Manet, y Milián, que se propuso "una revolución integral del movimiento lírico cubano", título de una excelente entrevista de Pedro Morales para  la revista ADE,  hoy en el archivo digital de la prensa histórica de Madrid, recuperó La esclava, de José Mauri, otras óperas y zarzuelas, entre ellas La Traviata, tuvo tiempo para auspiciar a los jóvenes (ópera trova Cuando crezca el amor, de Angel Quintero, entre tantas)  prohijar el humor, impartir  clases en el ISA  –llegó a ser decano de la Facultad de Artes Escénicas–, e  incursionar en el ballet,  aparte de ser uno de los más puntuales espectadores del teatro, termina con él un recorrido irrepetible, un hombre de gran cultura que no presumía y que aunque protagonizó episodios  tristísimos, pasó la hoja y siguió adelante con sus pasos gigantes con la misma avidez del joven que en el Ateneo de su ciudad natal, Cienfuegos, se interesó por el teatro e impuso su voluntad.
Afable y sencillo, Suárez del Villar fue un celoso guardián de la tradición viva, " resucitar nuestros muertos". Cuando lo vi por última vez, en el Archivo de María Lastayo -otra maravillosa custodia de programas y papelería- en los bajos del Teatro Nacional, compartía con ella y con todos, la memoria de lo que vivió e investigó. No ha habido nunca más esa terquedad y empeño por poner en escena a los autores cubanos del siglo XIX. Aunque he revisado entrevistas muy buenas, decidí poner en mi cajita, algo propio, una realizada después del estreno de El conde Alarcos para Teatro Estudio. Aquí como siempre tenía proyectos para regalar.

Aquí la entrevista. Revolución y Cultura 63, nov. 1977: 92-96.

1 comment :

  1. Invitación

    Yo soy brasileño, y tengo un blog, muy simple.
    Estoy lhe invitando a visitar-me, y se posible, seguimos juntos por ellos.
    Fuerza, Alegría y Amizad.
    Ven para acá.

    http://www.josemariacosta.com

    ReplyDelete

Note: Only a member of this blog may post a comment.