Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

2/5/13

Antonia y Abelardo

Las nuevas ediciones allanan el camino, facilitan la obra reunida. Luego se  suman  los  prólogos y las anotaciones. Sirven para seguirle la pista a un texto y verificar  los cambios que  sufre a lo largo del tiempo. A veces un autor tiene la mala suerte de que un  estudio  se haga inseparable de su obra, como le sucedió al pobre Luaces, con el "Aristodemo", por mucho tiempo "acompañado" del texto de Enrique Piñeyro "Una tragedia griega por un poeta cubano", escrito en 1867, el mismo año de la muerte del dramaturgo. Piñeyro posterga  sólo  unos días su publicación con algo así como una nota de pésame y aunque erudito, elegante, es demoledor y sólo muy recientemente ha sido sustituido por otra visión de la obra.

 Abelardo Estorino tiene  muchas ediciones para revisar y muchos prólogos y afortunadamente, también libros sobre su creación. Sin embargo, pocas veces se repara en el valor de las ilustraciones.  De ahí que me cuesta desprenderme de los pocos papeles que he salvado -y están conmigo- como estas fotocopias de la revista del año 1964 que publicó "Los mangos de Caín" por las  ilustraciones de Antonia Eiriz, que siempre me parecieron, un punto de vista sobre la obra, que no he visto nunca en la escena.  Lástima que son eso,  fotocopias, porque los originales en esa época  quedaban en los talleres de impresión.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.