Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

5/1/14

Precursores y prometeicos III: Pedro Álvarez

Con Miriam Acevedo

Se inicia como actor con una prueba realizada por CMQ para artistas noveles, dice la nota biográfica en el programa de La voz de la tórtola, puesta del Patronato del Teatro. Después La importancia de llamarse Ernesto. ¿En la televisión? Pareja de Gina Cabrera y de Minín Bujones,  Pedro Álvarez, consigue ser un elegido de la escena y una figura popular de la televisión.  Té y simpatía, de Robert Anderson, dirigida por  Modesto Centeno,  lo une a Bujones con quien trabaja en La muchacha de la vía Flaminia, de Alfred Hayes, puesta de Centeno con la que obtiene el premio de la Artyc  y en La voz de la tórtola, de John Van Druten, en Talía, dirigida por Ramón Antonio Crusellas, sobre el amor de una  actriz bisoña y un soldado de licencia.Con Gina Cabrera triunfa en Gigi y La dama de las camelias, puesta de María Julia Casanova.  En 1955 se declara entusiasta de los tele-teatros, grupo que lo elige su presidente.
Quizás una de sus primeras interpretaciones para la escena, fue con Francisco Morín en  El señor milímetro, de Rafael Suárez Solís, en 1952. El novato tuvo un tropiezo pero su  desenlace sella la amistad y la confianza entre ambos, según cuenta el director  en Memorias de un teatrista cubano.  Dirigido por Vicente Revuelta  en Las medallas de la señora Ana, de James M. Barrie, Nena Acevedo, que interpretó la anciana,  ha contado lo que sufrió para lograr sentarse en sus  piernas, el galán de moda. Rine Leal reparó en su trabajo y destacó sus momentos de sinceridad humana y sencillez. Al año siguiente, lo vuelve a deslumbrar como el padre de  Viaje de un largo día hacia la noche, de O’Neill,  el recordado montaje de Revuelta, y su mayor elogio es que lo hizo olvidar la diferencia cronológica que lo separaba del personaje y no podía apartar la vista del anciano decrépito. Hace mucho que era exclusivo de CMQ y de la firma Regalías el Cuño.
En 1959, en Prometeo y no dirigido por Morín, sino por Reinaldo de Zúñiga, permanece por muchos meses en cartel, con Aniversario de bodas, de Chodoray y Field,  versión cubanizada por Enrique Núñez Rodríguez, ahora pareja de Fela Jar. Ese año conoce a Verónica Lynn, quien será su esposa. Tengo entendido que trabajan Miguel Llao y Parmenia Silva y me parece que Verónica también está  en la fotografía aunque no logro identificarlos. Después también con Morín, será  el hijo del senador en La ramera respetuosa, de Sartre, de quien se enamora Lizzie (Miriam Acevedo). Más conocida, la etapa posterior, su trabajo en la televisión, presidente del Sindicato de Artistas, el grupo Trotamundos y su incursión dramatúrgica. Un rostro tan familiar –envuelto en el humo de los anuncios– y tan olvidado.


No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.