Ediciones de la Flecha

Ediciones de la Flecha

11/10/15

Diminuta Ritilla

Antes que Espiridiona Cenda deslumbrase a los lectores en Chiquita, de Antonio Orlando Rodríguez, hubo otra pequeñita columpiándose sobre el cáliz de una rosa en el grabado que recorrió la prensa de la isla, Ritilla Leonarda Valiente, de quince años, que sin embargo medía 31 pulgadas, la misma estatura de cuando cumplió cuatro. Natural de Macurijes y de “semblante melancólico”, Ritilla, hasta donde sé, tuvo una temporada exitosa en La Habana de 1848 pero no logró sus deseos de realizar una gira internacional como otras personas bajitas llegadas al naciente mundo del espectáculo, entre ellos su rival en esos días, Tom Thumb. Con mucha anticipación se vistió de hombre, cambió de trajes, se mostró como guajiro de machete al cinto y cantó, entre otras, La Colasa. Casi todos los que la vieron dicen que era muy ocurrente.
Antes compartía en el blog los datos o las sorpresas que me deparan los libros.
Ahora los guardo mientras trabajo en el manuscrito, pero antes que piensen que el blog se ha mudado o ha dejado de escribirse, les adelanto este minúsculo hallazgo del recorrido por los actores y actrices del XIX que completa Cuba entre cómicos.

No comments :

Post a Comment

Note: Only a member of this blog may post a comment.